ANUNCIO-ARREOLA-1.png
GRR logo

México D.F. Martes 19 de Noviembre de 2019 | 08:25


  • Patricio Carvallo

    Patricio Carvallo


15-08-2019 Cambio de cultura: ¿Nueva Era?

El liderazgo de los países del norte como polo de atracción gracias a su desarrollo ha sido y sigue siendo motivo de diversas migraciones. Políticas migratorias restrictivas aplicadas tras las guerras mundiales invitaron a excombatientes europeos a buscar alternativas allende sus fronteras. Fue en la obtención de permisos y oportunidades de trabajo para tener una vida digna que cada país hizo alguna diferencia, mientras que el nacionalismo a ultranza fue el repelente.

¿Por qué hacia EUA? Se hizo famoso por el Sueño Americano –Come to America- a quienes embelesados por la libertad e igualdad se ‘garantizaba’ las oportunidades de prosperar (sin miramientos a la condición social). Así, los de nuevo ingreso-new comers- arriesgaban todo en un país que a través de sus películas promovió que TODOS los hombres fueron creados iguales, logrando movilidad social. Sin embargo, sus intervenciones militares lograron imponer un liderazgo ya cuestionado en varias ocasiones y hoy empieza a tambalearse por el terrorismo interno que favorece crímenes de odio.

Ronald Reagan decía que cualquier persona proveniente de lo más recóndito del planeta podría convertirse en estadounidense. Hoy sabemos que la fortaleza de un pueblo radica en su gente. Obvio, si aprovechas la política de puertas abiertas y orientas capacidades, se robustece tu estructura interna. Siendo simplista, podemos resumir el éxito norteamericano en la aceptación de luchones y guerreros que tuvieron un sueño y una iniciativa de jugárselo todo. 

Dicha política de apertura se está cerrando. Trump no cree en la migración como detonante del desarrollo. Lo ve como una afectación a su país, una invasión de malandros que le harán daño a su comunidad, donde paradójicamente hasta su esposa es migrante. Esta incongruencia pone en riesgo su liderazgo (de EUA no de Trump) y lo merma (a Trump no a EUA). Pero como en todo cambio –especialmente el de cultura- la gente del mundo migra hacia esa tierra por lo que fue, con la esperanza de que su administración termine pronto y que no se reelija. ¿Está en riesgo el liderazgo? Es una oportunidad para México? La libertad y oportunidad están jugando- ¿qué apuestan? ¿Quién pierde? ¿Qué se pierde?

Ser un polo de atracción fue sinónimo de liderazgo; Hoy de desesperación. Ya los países del norte han vuelto a reorientar sus políticas de aceptación. Alemania, Turquía, Francia y Canadá favorecen la migración ordenada y segura, de especialidad, de intercambio cultural para el desarrollo. No son puertas abiertas por solidaridad, son filtros y estrategias para mantenerse competitivos. Los migrantes que todo lo arriesgan harán lo mismo por la nación que los acoja. En general, pienso yo, que el agradecimiento de los nuevos migrantes, de esa oportunidad, derrama más amor y compromiso por la tierra que los recibe, que la percepción del mérito del ‘nacionalista’.

Sugiero que la política migratoria nacional se reflexione en el sentido de las implicaciones a largo plazo. Abrir nuestras puertas debe contemplar con conocimiento de causa objetivos y resultados. Hoy la historia y la tecnología nos permite proyectar y no sobra un estudio prospectivo de políticas de aceptación: tal vez sea hora de replantearlas!

 

Descargas




send send

Comentarios



Blog

Patricio Carvallo

Patricio Carvallo

Cambio de Cultura


TV-ERH-PAG-GRR.png


Facebook



Twitter