ANUNCIO-ARREOLA-1.png
GRR logo

México D.F. Lunes 25 de Marzo de 2019 | 16:53


  • Editorial

    Editorial

  • 19-03-2019pruebra de texto rompe el listado v5

    Leer más
  • 08-03-2019EL DÍA DE (CONTRA) LA MUJER

    Hoy es el día de la mujer, pero viendo bien las cosas podría ser el día contra la mujer. Varios actores sociales y políticos parecen haberse puesto de acuerdo para tratar de menoscabar los derechos de las mujeres e incluso su existencia. Aquí van algunos hechos:

    1) El Congreso de Nuevo León aprobó el día de ayer una reforma a la Constitución Política estatal que amplía la protección a la vida del ser humano desde la concepción hasta su muerte por causas naturales. La iniciativa fue aprobada con 30 votos a favor, ocho en contra y dos abstenciones. La mujer que consienta un aborto voluntariamente pasaría de seis meses a un año en prisión. Esta iniciativa no sólo menoscaba los derechos de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo, sino que de paso obliga a las personas que viven con destructivas enfermedades terminales a aguantar hasta su muerte natural. Es, también, una norma anti-eutanasia. Por cierto, que entre los 30 votos que tuvo la iniciativa, se cuentan varios de diputados de “izquierda”: Guadalupe Rodríguez, del Partido del Trabajo; Celia Alonso y Juan Carlos Leal, de Morena; así como Tabitha Ortiz, de Movimiento Ciudadano.

    2) Medidas gubernamentales como la cancelación de las estancias infantiles y el recorte a programas de salud que afectan a las mujeres, sobre todo, no pueden verse sino como una señal de poco interés hacia la conformación de una política de género. El hecho de que el presidente López Obrador reculara en el tema de las casas refugio para mujeres víctimas de violencia, debe tomarse con cautela ya que, si bien aseguran que no desaparecerán, no se sabe bien a bien cómo se supervisarán.

    3.- En todos los partidos hace aire: el senador priista Eruviel Ávila presentó una iniciativa que propone reformar la constitución para garantizar el derecho a la vida. La novedad de esta iniciativa es que también prohibiría que las mujeres que aborten vayan a la cárcel. Eso sí, de acuerdo a la prensa, la iniciativa lleva por objeto que las mujeres sean obligadas a tener a sus bebés y luego los den en adopción. En este sentido, se trata a las mujeres como personas carentes de opinión y de derechos.

    4.- Pero si en el frente político las cosas no van bien para la causa de las mujeres, tampoco en el frente civil lo están. Desde hace cuatro años, se han emitido 17 Alertas de Violencia de Género contra las Mujeres (AVGM) en los estados de: Campeche, Colima, Chiapas, Durango, Edomex, Guerrero, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa, Veracruz y Zacatecas. Sin embargo, el mecanismo diseñado para reforzar la seguridad de las mujeres prácticamente no ha servido. En el Estado de México, por ejemplo, los feminicidios pasaron de 422 en 2015 a 861 en 2018. En otros estados es difícil medir el fenómeno porque las autoridades no tienen claridad legal o técnica para clasificar adecuadamente los feminicidios. En muchos casos, la violencia dentro del hogar se ve como algo natural.

    5.- Por último, el Plan de Acciones Emergentes presentado en la conferencia mañanera del presidente el día 6 de marzo pasado, parece más bien una colección de buenos propósitos mezclado con ideas deshilvanadas. Un primer paso que huele a demagogia, a algo ya escuchado. Ojalá no sea así.

    Estas son algunas de las malas noticias para las mujereas, pero hay más. Está claro que la sociedad civil, esa que es ninguneada por la clase política y calificada de fifí por López Obrador, tendrá que salir a la calle el 10 de marzo y alzar su voz para que no se recorten los derechos a las mujeres.

     

    Leer más
  • 07-03-2019LOS ABUCHEOS, ¿CUÁL ES SU INTENCIÓN?

    Los abucheos que se dedican a los gobernadores estatales durante las giras del ahora presidente López Obrador comenzaron desde antes que tomara posesión. Allá por septiembre del año pasado se dedicaron los primeros abucheos al gobernador de Baja California Sur, con lo que se inauguró la moda.

    Sobre este asunto, hay dos interpretaciones diametralmente opuestas. Por un lado, periodistas y analistas señalan la alta posibilidad de que se trate de un asunto orquestado, probablemente desde la Presidencia o, al menos, desde la dirección nacional de MORENA. A contrapelo de esto, otros aseguran que el asunto es espontáneo y se debe a la mala imagen que tienen los mandatarios de las entidades. En abono de esto, se preguntan qué necesidad de hacer esto tiene un presidente con niveles de aprobación tan altos. Sin duda es una buena pregunta que se retomará más adelante.

    El propio Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha rechazado más de una vez que su gobierno o él mismo impulsen esta estrategia. Ha dicho que, “con perdón de los niños”, es una acción infantil, impulsada por líderes políticos, pero que no encuentra respaldo en el pueblo porque este es, consustancialmente, “bueno y sabio”. El único caso en que López Obrador sospecha que hubo mano negra fue el de los abucheos al gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores. Por si acaso, la prensa dice que ayer se reunió con Yeidckol Polenvsky, dirigente nacional de MORENA, para hablar del tema.  Por su parte, el PRI dio a conocer una circular, atribuida a MORENA, en la que se pide que en los actos conjuntos presidente-gobernadores, haya expresiones de desaprobación para los locales y de aprobación al presidente. Por supuesto, el partido presidencial ha negado la veracidad del documento.

    Los gobernadores abucheados están muy molestos. Tanto así, que el de Chihuahua, Javier Corral, ha decidido no acompañar más las giras del mandatario federal por la entidad norteña. Otros más le han reclamado al propio AMLO. Generosamente, el presidente ha dicho que, si los gobernadores lo desean, puede visitarlos en privado, pero que él necesita acudir al ágora para conocer de viva voz la realidad. En este punto, este acto de generosidad, es donde se encuentra la respuesta del propósito de los abucheos. ¿Qué podría buscar con los abucheos un presidente tan popular? La respuesta es: adueñarse de los espacios políticos públicos, inhibir a las otras fuerzas políticas tal y como se hace en redes sociales con los detractores de la 4T. Minimizar todo lo posible la presencia de la oposición y, más allá, dejarle el espacio público en exclusiva al presidente y a un puñado de sus favoritos. Viéndolo bien, los abucheos son una forma de persecución política contra los diferentes. Es una vieja respuesta de los intolerantes. Cuánta razón tiene López Obrador al decir que en política no existen los espacios vacíos. En cuanto sean desplazados otros actores políticos, él ocupará esos espacios. La estrategia es burda, pero los actores políticos afectados tienen pocas formas de defenderse, ¿cómo probar que el acoso lo organizan los morenistas? Complicado y aunque se hiciera, basta que el presidente lo niegue en sus mañaneras para que la prensa deje de investigar. 

    Leer más
  • 05-03-2019APUNTES SOBRE LA (INMINENTE) MUERTE DEL PRI

    El Partido Revolucionario Institucional (PRI) puede morir tranquilamente; como Gengis Kan, tiene la seguridad de que deja su herencia genética en todos los partidos mexicanos, en la ciudadanía y en las instituciones. Mucho de esta democracia sin demócratas se debe a los usos y costumbres que el Revolucionario Institucional implantó. Sin lugar a dudas, su heredero indiscutible es MORENA. Sin embargo, aunque se trata de un ente exitoso, este partido es una retroevolución en comparación con el moderno (por llamarlo de alguna manera) Tricolor.

    El diagnóstico del PRI está claro. Dirigentes y analistas lo manejan a diario: alejamiento de la ciudadanía, corrupción, falta de eficacia, deserciones, políticas públicas impopulares, etc. Pero, ¿qué pasa si en verdad esta no es la razón de la crisis del otrora partido invencible? Va una hipótesis completamente opuesta: el PRI perdió el poder, su capacidad de convocatoria y sus votos porque quiso jugar a ser una organización moderna y se alejó de la esencia que tenía antaño: creación de caudillos, funcionarios que hablan con el  pueblo (bueno), recorridos exhaustivos por la República, promoción del box, asistencia a las corridas de toros, comidas en fondas, adulación cotidiana del pueblo, creer firmemente que como México no hay dos, ver en el nacionalismo la única solución posible para el país, etc. Para decirlo de otra manera: la cosa se fregó para el partido cuando comenzó a hablar de microeconomía, competencia internacional, órganos autónomos y creer en lo que dicen los organismos internacionales. Nada como el lenguaje llano, las citas reiteradas de Benito Juárez y la demagogia.

    Para los escépticos que duden de esta explicación alternativa a la crisis del PRI, digan entonces cómo es posible que otro partido con las características del viejo PRI logró un triunfo arrasador y el caudillo sigue en los cuernos de la luna en cuanto a popularidad. ¿Qué fue la corrupción rampante lo que hizo perder al Tricolor su lugar? Esto debe ser una broma. La 4T tiene entre sus seguidores a Elba Esther Gordillo, Napoleón Gómez Urrutia, Marcelo Ebrard (remember la Línea Dorada) y conflictos de interés varios. Si el problema fuera la corrupción, México sería una nación sin presidente.

    El problema para el PRI es que ahora parece estar en un callejón sin salida. Regresar a lo que fue ya no es posible. Ese lugar ya está ocupado por MORENA. Por otro lado, fracasó en su modernización y nadie le cree que puede cambiar y ser un partido honesto y eficaz. Si su estrategia es resistir, como lo hizo durante los 12 años en que estuvo fuera de la Presidencia, hay que decir que será una espera larga e inútil. Lo más probable es que fallezca por inanición de posiciones antes de que MORENA y su caudillo se desgasten.

    Pero siempre hay una solución. A contracorriente de aquellas plumas que creen que si el PRI se suma a los restantes partidos de oposición puede regresar al estrellato, su mejor opción es otra: disolver el partido e integrarse a MORENA. Se van a sentir como en casa y, lo más importante, el ADN de ambos partidos es más parecido que el que existe entre los PAN SAPIENS (pomposamente llamados Homo Sapiens) y el PAN PANISCUS (bonobos).

     

    Leer más
  • 04-03-2019AMLO: REESCRIBIENDO LA HISTORIA

    Todo gobierno ofrece una narrativa a la sociedad y al mundo. En muchos casos, esta narrativa está basada sobre creencias, suposiciones y esperanzas. Los datos reales suelen ser pocos y manejados de manera conveniente. Fox ofreció la narrativa del cambio, pero esta se deslavó rápidamente. Calderón propuso una narrativa que ofrecía que el Estado recuperaría la soberanía total frente al crimen organizado. Desde el principio, fue claro que buscaba una legitimación por la forma en la que llegó al poder. Peña puso sobre la mesa una narrativa que hablaba de la necesidad de hacer grandes reformas para crecer. Los tres expresidentes tienen en común muchas cosas, pero vale la pena destacar dos de ellas: primero, se deterioraron en los primeros meses del sexenio y, segundo, ninguna de estas tres propuestas pretendía reescribir radicalmente la historia reciente del país. 

    El gobierno federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador (AMLO) sí lo está haciendo. Está proponiendo, principalmente a través de sus conferencias mañaneras, una lectura del pasado reciente que conviene a su causa, pero que lesiona a grupos sociales, muchos de ellos vulnerables, y que falta a la realidad. 

    Hay varios ejemplos de ello. Por ejemplo, el pasado 1° de marzo, en su mañanera, aseguró que el Ejército sólo recibió órdenes de los presidentes. En esa amplia cancha que el actual mandatario le está dando a las fuerzas armadas, sus afirmaciones equivalen a disculpar a los militares de los excesos cometidos. La culpa la tuvieron los presidentes. Cabe preguntarse si en las muertes, torturas, desapariciones y persecuciones de la guerra sucia son inocentes los mandos porque “recibieron órdenes”. De la misma manera, desde que salieron a las calles para enfrentarse a los narcos y se cometieron más desapariciones, torturas, asesinatos, etc. se puede dar carta de inocencia a los militares que participaron en todo esto. La respuesta es negativa. Tanto en los tribunales nacionales como internacionales no es prueba de inocencia el sólo recibir órdenes. Deben sentirse muy bien los militares con un presidente que los exculpa de antemano y hacia el pasado. Que además entra en contradicción cuando dice, por otro lado, que está preocupado por los derechos humanos. 

    Hay más ejemplos. Cuando ordenó el presidente dar a conocer todos los archivos del gobierno que se refieran a violaciones a derechos humanos, persecuciones políticas o corrupción, no sólo metió al Archivo General de la Nación en un buen lío, sino que, además, dijo que lo hacía como: "Un homenaje a quienes fueron víctimas de la persecución del régimen autoritario pasado…” Sí, hubo muchas represiones del gobierno, algunas de las más sangrientas se hicieron cuando AMLO militaba en el PRI (y nunca protestó): 1968, 1971, la guerra sucia, etc. En tiempos recientes, Aguas Blancas, Acteal, Iguala. La diferencia entre las primeras y estas últimas, es que aquellas se hicieron como una política de Estado y las recientes como producto de disputas locales y de la enorme impunidad que gozan los criminales. No es una política de Estado, es más bien la ineficacia del Estado. Por supuesto que esto no es un consuelo para las víctimas, pero las diferencias importan. Que se pare López en su conferencia y califique de represores y autoritarios a todos los gobiernos anteriores no es exacto. 

    Falta a la verdad cuando dice que las organizaciones sociales, todas ellas, eran un instrumento de los poderosos; falta a la verdad cuando dice que las mujeres maltratadas estarán a salvo si se les da el dinero directamente; falta a la verdad cuando asegura que las estancias y el dinero directamente otorgado es lo mismo. Hay muchos más ejemplos. 

    Esta actitud recuerda a otros gobiernos que a diario hacen exactamente eso: reescribir la historia. 

     

    Leer más
  • 01-03-2019CRÓNICAS DEL AÑO CERO (XXVI): CALENTAMIENTO GLOBAL

    Sin mucha publicidad, el pasado 18 de febrero murió a los 87 años el geoquímico Wallace Broecker. Este hombre, estudioso de las ciencias de la tierra y del medio ambiente, que no sabía usar una computadora y en consecuencia todo lo apuntaba en papel, fue quien introdujo el concepto de “calentamiento global” en un ya célebre artículo llamado: "Cambio climático: ¿estamos al borde de un calentamiento global pronunciado?", a mediados de los años 70.

    El término ya lo había usado otro científico en 1957. En un informe periodístico sobre la obra de Roger Revelle, un científico pionero en el estudio del calentamiento global, se menciona, pero no fue hasta que lo usara Broecker que se popularizó. Si ahora hay escepticismo sobre el calentamiento global entre decenas de políticos, industriales, académicos y periodistas, en los años 50 o 70, cuando no había evidencias palpables, el asunto parecía más literatura de ciencia ficción que realidad. Broecker sostenía que los seres humanos estaban cambiando el clima debido a la emisión incontrolada de dióxido de carbono, ahora se sabe que este no es el único gas que está teniendo este afecto. En aquel entonces, los años 70, la Tierra pasaba por lo que se conoce como ciclo refrigerante, que duró 40 años, pero suponía que una vez que este hubiera pasado se manifestaría claramente el calentamiento global. No le faltaba razón.

    Como una especie de recordatorio de la aportación de Broecker, dos días antes de su muerte la revista Environmental Research Letters publicó un estudio que afirma que hace 17 mil años, al final del Pleistoceno, los gases de carbono escaparon del fondo marino y cambiaron la atmósfera de la Tierra. El impacto que este fenómeno tuvo en la evolución del clima está fuera de duda. Actualmente, a medida que los océanos se calientan, no sólo se pierden especies, sino que se liberan grandes cantidades de carbono atrapadas en el lecho marino, lo que podría afectar de nuevo el clima global del planeta. El calentamiento de los océanos es un hecho innegable. Lowell Scott, uno de los autores del estudio, afirma: "El gran desafío es que no tenemos estimaciones del tamaño de estos [depósitos de carbono] o cuáles son particularmente vulnerables a la desestabilización. Es algo que todavía queda por determinar". Podría suceder que, pese a los esfuerzos humanos en tierra firme, el daño que se ha hecho a los océanos resulte imposible de revertir. Parece una afirmación catastrofista, pero lo mismo se le dijo a Revelle y Broecker en épocas pasadas.

    Ni siquiera aquello que parecen buenas noticias realmente lo son. Recientemente, fotografías tomadas por la NASA revelaron un hecho inusitado: el mundo es un lugar más verde que hace 20 años y lo que es más sorprendente es que en buena medida los dos países más poblados, China e India, son los que más han contribuido a esto. Este aumento en la vegetación equivale al tamaño de todas las selvas que confluyen en el Amazonas. En China se ha sembrado bosques y se han aumentado las tierras de cultivo, en ese orden; en India la situación es a la inversa.

    Sin embargo, en ambos casos puede no tratarse de buenas noticias en el mediano plazo. En primer lugar, la deforestación avanza a un ritmo acelerado; en segundo, en la medida que este “reverdecimiento” está basado en la utilización a gran escala de aguas subterráneas y superficiales, se están afectando los ecosistemas de otras zonas. Si se agotan estas reservas acuíferas no solo se perderá lo ganado, sino que también se afectarán otras regiones.

    Los seres humanos como aprendices de brujos.

     

    Leer más
  • 28-02-2019LAS ABURRIDAS CONFERENCIAS MAÑANERAS

    El presidente López Obrador es, sin duda, un político hábil, pero nunca ha sido un buen orador. Ni siquiera es un conversador ameno. Es lento para hablar, monótono y tiende a repetirse. Por ejemplo, en esta semana, al menos dos veces les ha enjaretado a los abnegados reporteros que asisten a sus conferencias mañaneras la frasecita juarista que se aprende en la escuela primaria: el respeto al derecho ajeno es la paz.

    Todos los seres humanos tienen sus limitaciones, lo cual no es ni bueno ni malo, pero el asunto con el presidente es que no todos los días tiene cosas que informar y de todos modos hace sus mañaneras. Ayer y antier, por ejemplo, simplemente llegó sin un tema propio y dejó que los reporteros hablaran de lo que traían en la agenda de cada medio. El resultado fue que se trataron temas de toda clase, de carne, de mole y de manteca. Algunos temas fueron interesantes para todos, pero muchos otros provocaron la reiteración de las palabras presidenciales, las evasivas respuestas que acostumbra a dar y hasta consejos para sus adversarios.

    Desde luego, no se puede someter a nadie a semejante lluvia de temas y esperar que no se equivoque.  Y el mandatario suele hacerlo a diario. Ayer se confundió con las cifras de la telefonía celular y aseguró que sólo el 25% de los habitantes de México tiene acceso a este servicio. Tal vez este es un error inocente, pero revela hasta que punto el presidente está lejos de ciertos temas. De acuerdo con los datos, el porcentaje de mexicanas y mexicanos que no tienen acceso a la telefonía celular es menor al 17%.

    Sin embargo, en otros temas sus afirmaciones no resultan tan inocentes. Cuando se refirió al papel de los medios de comunicación en el pasado inmediato, es decir, cuando se desempeñaba como opositor sin empleo, afirmó que el gobierno controlaba a los medios y dio a entender que había padecido un cerco informativo. Es muy posible que sus fieles partidarios confirmen a pie juntillas estos dichos, pero el caso es que no son ciertos. Desde 1988, el año de la controvertida elección que le robó a Cárdenas la Presidencia, la prensa comenzó a zafarse de la sujeción que padeció en tiempos del PRI. En 1994, con la rebelión zapatista, se dio un paso más en esa emancipación y con la llegada de Fox a Los Pinos, cada medio comenzó su propio juego. Prueba de ello es la lluvia de controversias, acusaciones y descalificaciones a la que fue sometido el expresidente Peña Nieto.

    No solamente la prensa no estaba controlada hasta antes de su llegada a la Presidencia el pasado 1º de diciembre, sino que miente respecto al cerco informativo. Periodistas de muchos medios intentaron durante años entrevistarlo sin éxito. Los pocos que lo lograron en general tuvieron que aguantarse las conferencias que daba en lugar de entrevistas. Esta especie de revisionismo amlista de la historia inmediata huele mal, huele a adoctrinamiento y fe.

    Regresando a las mañaneras, parece un hecho que el presidente López Obrador las seguirá haciendo, aunque el formato esté agotado. O empieza a dar campanazos noticiosos o se harán cada vez más intrascendentes. Echarle la culpa al pasado una y otra vez es una excusa que se acabará.

    Leer más
  • 27-02-2019UNA EXCUSA LLAMADA CORRUPCIÓN

    De manera cotidiana, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) menciona la corrupción como la causa de que haga tal o cual cosa. En general, esta “razón” deja satisfechos a sus seguidores y a millones de mexicanos y mexicanas que ven con buenos ojos esa cruzada.

    Por supuesto, las encuestas señalan que la corrupción es una de las principales preocupaciones de la sociedad mexicana. La realidad es que todas esas encuestas están basadas en percepciones, no en mediciones objetivas sobre los costos de ese mal social. Hay que señalar la paradoja de que, por un lado, sea una gran preocupación, y, por otro lado, esté tan extendida en todos los niveles sociales, desde los más pobres hasta los más ricos. ¿Será que la preocupación se da fundamentalmente de dientes para afuera?

    No obstante, hay que saludar cualquier intento o política que combata la corrupción. Pero como lo han dicho hasta la saciedad, combatir la corrupción no sólo es mencionarla sin cesar, sino aclarar quiénes son los corruptos, en qué asunto lo fueron y cómo se llevó a cabo. Igualmente, procede someterlos a proceso y castigarlos, sea despojándolos de los bienes ilegalmente adquiridos o con cárcel o con ambas cosas. 

    Pero AMLO no ha hecho ninguna de estas cosas. De entrada, luego de acusar durante años a personajes de la clase política y empresarial, les ha extendido una especie de salvoconducto verbal para no ser perseguidos. ¿Al menos se les investiga? No solamente esto, a algunos de ellos los ha puesto al frente de importantes responsabilidades gubernamentales o bien les ha prometido que participarán en las obras que se han esbozado para este sexenio.

    Estancias, casas refugio, recursos para organizaciones sociales y muchas otras actividades o instituciones son cuestionadas o desaparecidas bajo la acusación de corrupción. Sin duda, es probable que en muchos casos se hayan dado casos de corrupción, pero en ninguno de ellos se ha especificado a qué se refería el presidente o quiénes han sido acusados por ello. De cualquier forma, ¿quién o qué pueden resistir una acusación de corrupción, así sea tan general y elusiva como AMLO las señala? La respuesta es nadie. La gente parece inclinada a creer esto, haya evidencias o no. Toda la situación se parece al macartismo de los años cincuenta en los Estados Unidos donde parecer comunista era suficiente para perderlo todo.

    En todos los casos de decisiones controvertidas se habla de corrupción. Se despide a los trabajadores de honorarios porque eran innecesarios o aviadores, es decir, corruptos. La etiqueta ya no es el símbolo de una forma de gobernar buscando hacerlo con honradez, se ha convertido en un hechizo que se lanza y, sin que nadie ahonde, impide que se cuestione con mayor profundidad la toma de decisiones.

    Es hora de que al presidente se le pregunte, cada vez que saque a relucir la palabreja, quiénes son los corruptos y cómo se piensa castigarlos. Se sabe que contestará que se ha dado turno a la Fiscalía General, pero eso ya no es suficiente. Por otro lado, la Auditoria Superior de la Federación ha señalado desvíos, ausencias de comprobaciones, etc. ¿Se refiere el presidente a estas cosas? No lo parece. Sus acusaciones parecen sin contenido, un ardid político para salirse con la suya.

     

    Leer más
  • 26-02-2019EL CONTRAPESO A LA GESTIÓN DE AMLO

    La semana pasada, el diario Reforma publicó la creación de un grupo tendente a buscar un contrapeso a la gestión del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO). En este grupo se contaban Javier Corral, gobernador de Chihuahua, Enrique Alfaro, Gobernador de Jalisco, Gustavo de Hoyos (empresario), José Luis Barraza (empresario), Juan Villoro, Héctor Aguilar Camín, Jorge Castañeda, Salomón Chertorivski, Martha Tagle, Cecilia Soto, Agustín Basave, Luis Colosio Riojas y Emilio Álvarez Icaza.

    Posteriormente, Luis Villoro, Enrique Alfaro y Héctor Aguilar Camín se deslindaron de la pertenencia a dicho grupo. Sin embargo, de consolidarse dicha iniciativa, en la que algunos de sus integrantes han mostrado independencia a lo largo de los años, se estaría ante el primer grupo abiertamente constituido para tratar de hacer contrapeso a la figura presidencial.

    En ese terreno, el panorama no puede ser más desolador. Minimizados y divididos los partidos de oposición, los restantes partidos están entregados por completo al presidente. Unos y otros se han convertido en acompañantes sin fuerza ni presencia mediática y con muy poco contenido político o ideológico. Los gobernadores, todos ellos dependientes de los recursos que aporta el gobierno federal en dinero y seguridad, simplemente se han disciplinado en un panorama que recuerda la época de la hegemonía priista. Como se ha escrito aquí, los organismos autónomos están acosados. Su destino es uno de los siguientes tres: desaparecer, someterse o ser reducidos a su mínima (e inútil) expresión.

    El gobernador Javier Corral precisó que el grupo no pretende descarrilar ni boicotear al gobierno federal. Encomiable como es esta afirmación, la realidad es que parece un tanto presuntuosa pues ¿cómo podrían los miembros de este grupo descarrilar o boicotear a un presidente cuya popularidad rebasa, de acuerdo con las encuestas, el 80% de aceptación. Prosigue el mandatario estatal y afirma que se quiere construir contrapesos desde “una alternativa con credibilidad, con calidad moral para hacerlo”. Se avisa que ya se preparan documentos que sugieran alternativas para equilibrar el poder.

    Siendo saludable el deseo de los contrapesados, no se alcanza a distinguir si se está construyendo una oposición abierta, una oposición recatada o solamente un grupo de asesores no solicitados, interesados en que le vaya bien a AMLO. Una oposición que no dice su nombre difícilmente lo es. A menos que este grupo empiece a dar conferencias matutinas, en respuesta a las del presidente, y se defina como una opción a sus políticas no será más que un grupo de opinión más, una reunión de inconformes sin ideas comunes o propuestas alternativas. Su preocupación porque le vaya bien al gobierno federal no debería ser un tema. Le vaya bien a la administración actual o no, su preocupación debería ser por el país y el diseño institucional existente, ese mismo que naufraga en cámara lenta (no tan lenta).

    Hay que reconocer que el presidente López Obrador está avanzando de manera vertiginosa, se ha adueñado de manera malsana de la comunicación política y lo que él en persona no puede neutralizar, lo hacen sus seguidores o bien la pequeñez de sus adversarios. Si Corral o Alfaro (o cualquier otro) quieren ser presidentes en el sexenio que sigue no deberían esconderlo. La frasecita aquella de “ahora estoy muy entregado por completo a mi tarea como…” no sólo está vacía de contenido, sino que esconde un propósito que debería decir su nombre.

    En fin, así está el triste panorama de los contrapesos que no dicen su nombre.

     

    Leer más
  • 25-02-2019VENEZUELA, LUEGO DEL 23 DE FEBRERO

    Cualquier balance de lo que ocurrió este pasado fin de semana en Venezuela tiene que partir de lo posible, no de la voluntad de los actores políticos que intervinieron. Para algunos, la oposición representada por Juan Guaidó fracasó, al no poder forzar la entrada de la ayuda humanitaria a tierras venezolanas. 

    Para evaluar si esto fue un fracaso habría que regresar a los objetivos reales, no a los buenos deseos. Varios analistas venezolanos habían pronosticado lo siguiente:

    1.-  El concierto opositor a Nicolás Maduro sería exitoso.

    2.- La posibilidad de que los militares y policías desobedecieran a Maduro y dejarán entrar la ayuda humanitaria la señalaban como muy remota.

    3.- Aunque el grueso de la tropa y la policía están sufriendo los mismos problemas que aquejan a amplios sectores de la sociedad venezolana, el temor a las consecuencias de una desobediencia sigue siendo alto. Inclusive, algunas de las 60 personas que desertaron y se acogieron a los gobiernos de Colombia y Brasil temen por sus familiares que quedaron atrás, todo esto de acuerdo a la prensa. Si alguien esperaba una rebelión de las tropas que posibilitara la entrada de los alimentos y medicinas, simplemente no estaba en la realidad.

    Partiendo de lo anterior, el concierto opositor fue un éxito. Conjuntó a buena parte de artistas latinoamericanos y asistieron decenas de miles de personas. Algunos medios hablan de 200 mil. Por otro lado, el concierto del gobierno fue un fracaso. Artistas que no llegaron o eran poco relevantes. Otros que, de acuerdo a los medios, prácticamente llegaron obligados. Se dirá que los conciertos no derriban gobiernos y así es, pero este concierto mostró el poder de convocatoria que en este momento tiene la oposición y el descrédito creciente de Maduro.

    En cuanto a la entrada de la ayuda humanitaria, hay que suponer que fue una especie de termómetro. Se trataba de medir el grado de cohesión de las tropas bolivarianas, su capacidad de respuesta y lo que estaba dispuesta a hacer. De acuerdo a la información, frenaron los camiones, lanzaron gases lacrimógenos, pero las deserciones y los videos de policías llorando ante la situación, hablan de un descontento, pero todavía insuficiente.

    La pregunta fundamental es: ¿qué sigue? Juan Guaidó está fuera de Venezuela y asegura que asistirá a la siguiente reunión del Grupo de Lima, en donde pedirá sanciones más claras y acciones más enérgicas. No está claro lo que esto significa. ¿Le está abriendo la puerta a una posible intervención militar, sea de gobiernos latinoamericanos como los de Brasil o Colombia o bien de parte de los Estados Unidos?

    Ojalá no sea esto porque las consecuencias serían difíciles de prever, no en el ámbito militar, sino en términos políticos y en el ánimo de muchos latinoamericanos que no ven con buenos ojos a Maduro, pero no desean una intervención militar de ninguna índole.

    Tal vez lo que sigue es tensar más las cuerdas de parte de Maduro y Guaidó; una especie de juego de estrategia. Maduro está muy desgastado, pero la oposición no parece poder dar un jaque mate político. Mala cosa porque esto habla de la posibilidad de prolongar una situación que ya ha echado del país a cinco millones de venezolanos y ha condenado a un pueblo a sufrir grandes carencias.

    Por otro lado, no es gratuito que gobiernos como el de Bolivia, Cuba y Nicaragua apoyen a Maduro. Si este cae, tal vez haya una especie de efecto dominó que aliente a las oposiciones a estos gobiernos.

     

    Leer más
  • 13-02-2019AMLO: REFERENTE MORAL

    En su conferencia matutina del día de ayer, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) admitió que los funcionarios cuyo nombre mencionó como corruptos, aprovechados y vendepatrias, pudieran no ser culpables de algún delito, pero subrayó que su conducta es “inmoral”.

    Muchos analistas y periodistas lo han dicho, pero vale la pena recalcarlo: el presidente de la República no debe convertirse en árbitro moral. Mucho menos se debe proceder a juzgar el comportamiento de personajes públicos con base en la moral de un solo hombre. Y eso es precisamente lo que está haciendo el mandatario y su equipo de colaboradores. En la lista mencionada por Manuel Bartlett no hubo acusaciones legales, ni una sola. Sólo calificaciones morales. Algo muy grave porque la ciudadanía no distingue entre unas y otras. Acusar de delitos “morales” lleva, de cualquier manera, a convocar a un linchamiento, al menos mediático.

    Actualmente, la ley obliga a quienes fueron funcionarios a no trabajar durante un año. después de la separación de su cargo. en algo relacionado con su desempeño. Si los enlistados cumplieron con ese requisito, entonces son inocentes de “conflicto de intereses”. Si no lo cumplieron, entonces habría que proceder contra ellos.

    Algunos se refieren a las mañaneras como “homilías” y no están equivocados. AMLO se alza como el referente de la moral. Juzga y acusa sin ninguna base legal. ¿Cómo llamarle a esto sin entrar en calificativos excesivos? ¿Arrogancia, ignorancia, demagogia? Podría ser, pero este tipo de juicios al margen de la ley son propios de las dictaduras. Preocupante que tan pronto en el sexenio se camine por ese estilo de descalificar a los adversarios.

    Por otro lado, la historia demuestra que a menudo quienes fijan las reglas morales son los más inmorales al aplicarlas a su conveniencia. A eso se le llama hipocresía. En este caso, hay señales de que esto sucede en la 4T. Van tres ejemplos: 1) el famoso departamento de los 100 años y medio millón de dólares de la secretaria Sánchez Cordero. Al saberse que no había declarado dicha propiedad, la funcionaria culpó a un funcionario menor del “error” y aseguró que ella sí lo había declarado. Ayer mismo, la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, reconoció que Sánchez Cordero sí reservó el citado inmueble. En pocas palabras, no fue ningún error de algún funcionario, sino el deseo de que dicha propiedad quedara oculta. Esto, de acuerdo con la actual ley, es su derecho, pero lo grave es que mintió al asegurar que no había reservado dicha información. ¿Cómo se le llama a esto?

    2) El departamento de Javier Jiménez Espriú. De nuevo, al señalar la prensa la propiedad de ese inmueble, el funcionario tardó un día en aclarar que ya no era suyo: lo había cedido a una empresa de su hijo. La titular de la Función Pública avaló los dichos del secretario, pero, como señaló el Reforma, no se exhibió ningún documento legal. El hecho de que los tenga su hijo hace pensar en otro viejo estilo de los funcionarios: poner sus propiedades a nombre de hijos, yernos, etc. Una práctica que Javier Duarte conoce muy bien. ¿Cómo se le puede llamar a esto?

    3) El secretario de Educación, Esteban Moctezuma Barragán, señaló en días pasados que había terminado la carrera de derecho. Después tuvo que rectificar cuando un diario comenzó a indagar y se corrigió: debía algunas materias. Esto significa que se ostentó como licenciado sin serlo, una falta contemplada y que en su momento le costó la chamba a Fausto Alzati.

    ¿Le costará la chamba a Moctezuma Barragán?  Por supuesto que no, la moral es un arma en contra de los infieles y Sánchez, Jiménez y Moctezuma son todos ellos fieles.

    Leer más
  • 12-02-2019Empresas estatales vs empresas privadas

    La denuncia nunca sustituye a las políticas públicas. La denuncia sin acusar, procesar y castigar es sólo demagogia. Casi a diario, el presidente López Obrador y sus secretarios de Estado denuncian y acusan, incluso dan nombres, pero no más. En temas como seguridad, petróleo, política social se habla de corrupción, de desviación de recursos, de complicidad con criminales, de conflicto de interés, pero ni se acusa legalmente ni se dice con nitidez cómo se echarán a andar políticas públicas eficaces.  

    El día de ayer no fue la excepción. El director general de la Comisión federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett Díaz (MBD), acusó una política de desmantelamiento de esa empresa nacional desde la época de Carlos Salinas de Gortari (CSG). Señaló que varios de los más importantes funcionarios de los sexenios comprendidos entre 1988 y 2018 están vinculados a la industria eléctrica y obtienen grandes ganancias. Mencionó conflictos de interés. 

    Los nombres que el director mencionó deben haber causado un orgasmo en la prensa: se trata de una nota jugosa. Estos nombres fueron: CSG, José Córdova Montoya, Jesús Reyes Heroles González Garza, Carlos Ruiz Sacristán, Luis Téllez, Alfredo Elías Ayub, Georgina Kessell, Jordi Herrera, Alejandro Flemming Kauffman y Felipe Calderón. Se culpó a esta unión entre exfuncionarios y sector privado de haber provocado que la CFE actualmente sólo genere el 50% de la energía del país. El presidente López Obrador dijo que la Fiscalía revisará si estos funcionarios han cometido algún delito. 

    En otra parte de su intervención, Bartlett Díaz acusó que siete gasoductos están parados y le cuestan millones de pesos a la empresa. También mencionó el nombre de estas empresas: Carso, IEnova y TransCanada. Señaló que, si voluntariamente no acuden a negociar sus contratos, la CFE tiene la opción de demandarlas.  

    Hay tantas irregularidades, incluso legales, en las palabras del funcionario y el presidente que es difícil saber por dónde empezar. En términos públicos y mediáticos se acusó a estas empresas y exfuncionarios de ser prácticamente unos delincuentes y antipatriotas. Lo más grave del caso es que ninguno de los dos representantes del gobierno lo saben a ciencia cierta. Dieron sus especulaciones como si fueran pruebas. Algunos de los exfuncionarios acusados sólo han sido asesores de empresas, no dueños ni socios, y probablemente, como en otros casos, el periodo de conflicto de interés ya había pasado. 

    Siendo grave lo anterior no es, sin embargo, lo más serio del asunto. Ninguno de los dos, ni Bartlett ni Obrador, explicaron cómo van a hacer operable la CFE, cómo harán para que vuelva a cubrir el 100% de la energía eléctrica que requiere el país. En el fondo de las acusaciones están dos cosas: desprestigiar aún más a exfuncionarios y decirle a la nación que están de regreso las empresas estatales. 

    Por supuesto, en un mundo ideal estas empresas de energía debían ser del Estado y además ser eficientes y ser administradas con honestidad. En la vida real, la iniciativa privada produce energía de una manera más económica, pero en muchos casos no brinda un buen servicio tampoco. De manera simplona, se afirma que hubo una época de oro en que estas empresas eran “nuestras”, es decir, de todos los habitantes del país. Falso. Entonces, como ahora se perfila, la CFE y PEMEX fueron empresas al servicio de sucesivos gobiernos priistas. Parafraseando a Paz: ¿cuándo fueron en verdad nuestras? La respuesta es fácil: nunca.

     

    Leer más
  • 11-02-2019UN PRESIDENTE CONFUNDIDO

    La semana pasada, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ordenó que el gobierno federal interpusiera una queja ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) contra quien resulte responsable por el bloqueo a vías férreas que mantiene la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Michoacán. Emulando su ejemplo, el director general del Instituto Mexicano del seguro Social (IMSS), Germán Martínez, aseguró que la Auditoría Superior de la Federación el IMSS ordenó dejar de atender a los familiares de las víctimas del incendio de la guardería, por lo que solicitó la intervención inmediata de la CNDH a fin de seguir adelante con el servicio médico a dichas personas.

    Independientemente de la respuesta de la Comisión a ambas peticiones, se diría que ambos funcionarios del Estado ignoran cuál es la función principal de la CNDH: proteger a los ciudadanos/as de los abusos del Estado. Como no es dable suponer que algún abogado listillo los haya ilustrado del asunto, entonces hay que suponer que Obrador y Martínez están llevando a cabo un juego político con (¿contra?) una de las instituciones de Estado autónomas. Otra más.

    Según la prensa, AMLO solicitó a la CNDH una especie de orientación para saber cómo debe proceder ante las tomas de las vías férreas por parte de la CNTE en Michoacán. Algunos medios hablan de “intermediación”, una función que tampoco toca al Ombudsman. Se diría que la maniobra (no se puede llamar de otra manera) tenía como objetivo ganar tiempo para no hacer nada o se buscaba una excusa para no actuar. Finalmente, la prensa del fin de semana informa que las vías del ferrocarril fueron liberadas después de que el gobierno estatal y el federal cedieron al chantaje. Este camino abierto para otros movimientos traerá más dolores de cabeza en el futuro: los chantajes funcionan. De manera correcta, el Ombudsman respondió que AMLO no puede eludir su responsabilidad, la cual es hacer lo necesario para mantener las vías federales de comunicación en funcionamiento. En el caso del director Martínez, su petición a la CNDH pasa por lavarse las manos acerca del asunto, en una especie de: “yo no quiero, pero me lo ordenan”. Lo cierto es que la Auditoría Superior de la Federación no tiene facultades para mandar lo que dice el funcionario.

    El presidente Obrador ha emprendido una campaña, a veces abierta, otras más discreta, contra los órganos autónomos. Algunos desaparecerán (INEE), otros están debilitados (INE, INAI), unos más están siendo copados (SCJN, BM). ¿Qué sucederá con la CNDH que se atrevió ya en varias ocasiones a desafiar los actos del presidente y el nuevo gobierno?

    El país avanza a pasos acelerados a un regreso a las viejas formas del priismo más rancio, en el cual nadie se atrevía a desafiar al presidente, quien manejaba prácticamente todo el Estado: policía, ejército, gobernadores, etc.

    Aunque hay que decir algo a favor del viejo PRI: siempre tuvieron cuidado de mantener a las fuerzas armadas fuera de la corriente principal de la política.  

    Leer más
  • 08-02-2019¿ABARCA PRESO POLÍTICO?

    El día de ayer, durante una gira de trabajo que lo llevó a Iguala, Guerrero, el presidente López Obrador aprovechó un acto de entrega de becas para hablar de los 43 jóvenes desaparecidos en septiembre de 2014, alumnos de la normal de Ayotzinapa.  Familiares de José Luis Abarca trataron, no se sabe si con éxito, de entregarle una carta por medio de la cual le piden revise el caso del ex presidente municipal, al que consideran un preso político. Cabe preguntarse si en esta reescritura de la historia que practica la cuarta transformación habrá lugar para que se libere al citado personaje y a su esposa, presos desde noviembre de aquel año.

    Una de las cosas más claras de las indagatorias que llevó a cabo el entonces procurador Murillo Karam fue la demostración de las ligas que la pareja Abarca sostenía con grupos del crimen organizado, especialmente con el llamado Guerreros Unidos. Mucho se ha escrito sobre esta relación, pero nadie la ha desmentido. Para el presidente López Obrador debe ser al menos incómodo (tal vez no, dada la reinterpretación que hace de la realidad) que lo liguen con los Abarca. Dos veces fue recibido por ellos en campaña y se dice que donaron recursos para la causa. Inclusive, hay quienes aseguran que el ahora mandatario abogó por Abarca para que fuera candidato. 

    En este asunto, se sabe que hubo denuncias presentadas contra el matrimonio Abarca-Pineda y ni el gobierno del también perredista Ángel Heladio Aguirre Rivero ni el de Enrique Peña Nieto hicieran algo en concreto. Tal vez algún día se investigue esta extraña relación y la impunidad con la que hizo y deshizo la pareja en Iguala. Es prácticamente un hecho que Abarca tuvo una gran responsabilidad en la desaparición de los 43 jóvenes de Ayotzinapa, pero el punto es que esto no ha sido probado. Los delitos por los que marido y mujer se encuentran presos son: delincuencia organizada, lavado de dinero y enriquecimiento ilícito.

    ¿Podrían ser liberados? La respuesta es afirmativa. Tristemente, durante la investigación (es un decir) de los hechos se recurrió a lo que siempre ha hecho la justicia mexicana: tortura, fabricación de evidencias, conclusiones apresuradas, acusaciones que no se sostienen, etc. Las deficiencias en cuanto a personal capacitado en el ramo forense y criminológico salieron a relucir y, de acuerdo a muchos analistas, ya se han liberado personas que claramente están relacionadas con el crimen organizado.

    Pero el nuevo gobierno no parece estar realmente interesado en la verdad jurídica de lo que sucedió, sino en culpabilizar a la anterior administración federal. En esa velada serie de acusaciones que a diario practica el presidente y que nunca termina de probar esta una veta que lo hace aparecer justiciero y comprometido.

    En diciembre pasado, López obrador firmó un decreto para crear una comisión de la verdad para esclarecer los hechos. En enero 15 se constituyó esa comisión, dirigida por el subsecretario Alejandro Encinas. En enero 23 se reunió esta instancia y llegó a tres acuerdos y un compromiso: tener avances en seis meses. Ya se verá si hay algún indicio de lo sucedido y si los Abarca salen libres. Sería una desgracia esto último.

     

    Leer más
  • 07-02-2019VENEZUELA: ¿CUÁNTO MÁS RESISTIRÁ MADURO?

    Es claro que el proyecto de nación de Chávez-Maduro entró en crisis desde hace varios años. El modelo descansaba en la entrada de miles de millones de dólares producto de la venta del petróleo, por un lado, y la cooptación de grandes porciones de la sociedad, sobre todo clases medias y bajas, atraídas por el discurso radical del difunto comandante y los recursos cuantiosos que se canalizaban a la población.

    ¿Qué fue lo que falló? Básicamente, en un mundo dominado por grandes corporativos e intereses financieros había que crear empresas productivas propias y poner cada vez más peso en el trabajo productivo y los salarios que en los recursos asistenciales. No se hizo y la economía se deterioró hasta un grado nunca visto en Venezuela. A pesar de esto, Nicolás Maduro ahí sigue.

    La permanencia de Maduro descansa en tres patas: el apoyo de las fuerzas armadas, el control de la estructura corporativa y el apoyo de Rusia, China y Cuba. México y Uruguay se cuecen aparte, pero representan una tablita para no hundirse. Un cuarto pilar, los recursos del petróleo, ya se esfumaron. ¿Estas columnas que sostienen al régimen madurista son sólidas?

    Hay indicios de que se están deteriorando de manera acelerada. El reconocimiento de Guaidó por parte de la mayoría de los países desarrollados y los más de América Latina, con excepción de México, ha puesto a pensar a los militares, que no terminan de decidirse del todo. Se ha dicho que muchos de ellos están implicados en actos de corrupción por millones de dólares y fuertes violaciones a los derechos humanos. Esto hace que se resistan a dejar a Maduro, pero una amnistía de un gobierno de transición tal vez los convenza.

    En segundo lugar, las bases corporativas se alimentan de ideología, pero sobre todo de dinero. Las últimas medidas de Estados Unidos y otros países que han congelado recursos del país han dejado al gobierno de Maduro casi seco. Sin dinero, esa estructura se debilitará más de lo que ya está. En cuanto al apoyo internacional, más allá de los discursos y reproches contra el imperialismo, Cuba y China harán poco por una administración que se derrumba. Rusia ha puesto recursos y hay un interés geopolítico en Venezuela. Tal vez irá más allá, pero si un gobierno de transición les da ciertas garantías (por ejemplo, pagar la deuda con Putin) no irá mucho más allá. Por otro lado, queda claro que Uruguay busca una salida negociada como una forma de poner freno a la hegemonía de los gobiernos de derecha que lo rodean y en contra del propio Trump, pero México, ¿qué pitos toca en este concierto? López Obrador no tiene un discurso antiimperialista, más aún, ante las (des)calificaciones del presidente Trump a México y su gobierno, AMLO dice que no hay problema, que el habitante de la Casa Blanca fue respetuoso y que lo que dijo tiene derecho a decirlo (¡¡¡¡!!!!). Estas contradicciones explican porqué el canciller Ebrard va sin guía y sin armas a la reunión de Montevideo. Por cierto, el acuerdo diseñado por México y Uruguay consta de cuatro pasos: diálogo inmediato, proceso de negociación, construcción de compromisos e implementación. Esta propuesta es una forma apenas disfrazada para dar espacio a Maduro; un espacio que ya no tiene. Al menos, Rusia y Turquía no tienen empacho en apoyar al supuesto presidente venezolano.

    Tiene razón Maduro cuando afirma que su administración sufre una arremetida de Estados Unidos, pero esa no es la verdadera razón de su situación, sino la necedad de aferrarse a un modelo ya muerto y a un poder que se extingue.

     

    Leer más
  • 06-02-2019LAS MAÑANERAS

    Arenga, pontifica, acusa, descalifica, se entromete en asuntos de los otros Poderes mientras en el país la CNTE continúa con su toma de espacios públicos que causan pérdidas millonarias, los asesinatos del crimen organizado continúan, el huachicoleo sigue, aunque en menor medida. El rosario podría ser infinito; cada mañana se para ante la prensa que dócilmente repite sus palabras porque son noticia. Unos cuantos periodistas y analistas mastican sus palabras y las cuestionan con argumentos, datos y subrayan contradicciones y sinsentidos evidentes. Pronto son sitiados en redes sociales, acusados de ser cómplices, de haber callado ante el PRI y el PAN. No importa que las acusaciones contra ellos sean falsas, en el mundo de la posverdad la repetición las hace válidas.

    El presidente López Obrador calla ante los abusos verbales de Donald Trump hacia México, pero acusa, sin dar nombres, a un par de expresidentes (Zedillo y Calderón) de haber incurrido en coyotaje y abuso. Asegura que elevará la producción de PEMEX contra la opinión de los expertos, vapulea a sus secretarios de Estado cuando tratan de tener una iniciativa, aunque sea pequeña. Fiel a su misoginia histórica, las más corregidas o subestimadas son la de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y la de energía, Rocío Nahle.  

    Las acusaciones hechas en las conferencias son arengas si no van acompañadas de denuncias formales. Es basura informativa, pero es una buena manera de seguir alimentando el rencor. Si Zedillo o Calderón o cualquier otro quebrantaron la ley, entonces procede que se les encause, de lo contrario las palabras solo son una forma de descalificar, de azuzar al linchamiento. En el caso de Venezuela se zafa de tomar una decisión y asegura que es lo que marca la ley. Mientras, el secretario de Relaciones irá a Uruguay a reunirse sin la presencia de la ONU o de cualquier otra organización internacional. Sin embargo, Ebrard precisa otra posición distinta de la de su jefe: dice que no apoyan al régimen de Maduro.

    ¿Cuál es la magia de estas mañaneras en que se acusa sin pruebas, se promete sin datos, se contradicen los hechos y se desdicen secretarios y no pasa mayor cosa? Tras bambalinas, se asegura que, en su reciente reunión con el gabinete, el presidente les pidió que se “ahorren” otros 150 mil millones de pesos porque de lo contrario los programas sociales no tendrán cabal cobertura. Esto significará nuevos despidos y cancelación de programas importantes. No hay magia, López obrador camina por la senda de otros políticos populistas: gastar a manos llenas para crear una base social, mientras se afecta a la economía y el diseño institucional. Grecia, Brasil, Argentina y Venezuela caminaron por ahí y ya se sabe cómo les está yendo.

    Este método aplicado en las conferencias mañaneras no busca unir a las personas, no. Busca exactamente lo que está logrando: dividir, crear enemigos tangibles. Por cierto, que este asunto de dividir, la historia también lo conoce. División social y demagogia son un viejo binomio, dos jinetes que han cabalgado juntos desde tiempos inmemoriales.

    Leer más
  • 04-02-2019MINISTRAS CARNALES Y DOBLE MORAL

    Las propuestas del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) para ocupar el puesto que dejará vacante la ministra Margarita Luna Ramos revelan no sólo la doble moral que practica el mandatario, sino también lo que espera de las instituciones republicanas: obediencia y sumisión. Para ponderar esto, valdría la pena referirse a la experiencia del llamado “fiscal carnal”: Raúl Cervantes Andrade (RCA).

    El entonces senador Cervantes tuvo varios intentos muy accidentados de saltar ya fuera a la Suprema Corte de justicia de la Nación (SCJN) o bien pasar a ser el Fiscal General de la República por la vía automática. Fue en esta aventura que recibió el mote de “fiscal carnal”. En primer lugar, en el año 2015 el presidente Peña Nieto lo perfiló para la SCJN, motivo por el cual RCA se separó de su cargo en el Senado para cumplir el requisito de un año sin haber ocupado un cargo público. El asunto salió mal pues de acuerdo a la ley los cargos de elección popular son irrenunciables. Fracasado este intento, Cervantes regresó a su escaño. Posteriormente, fue nombrado procurador general de la república (PGR). Cercano el momento de la transición a Fiscalía General de la República (FGR), la ley le daba al procurador en funciones el pase automático a la titularidad de la nueva y autónoma institución.

    La oposición (PAN, PRD, PT, MC y, desde luego, MORENA) y varias organizaciones ciudadanas agrupadas en #FiscalíaQueSirva y #VamosPorMás impugnaron el pase automático y al mismo Cervantes, al que llamaron, con mucho éxito mediático, “fiscal carnal”. Finalmente, el conflicto se destrabó cuando el último día de agosto de 2017 el presidente Peña y el PRI aceptaron que se cambiara la ley. Poco después, el procurador Cervantes renunció al puesto y la PGR quedó encabezada por un encargado de despacho, a fin de que el siguiente gobierno pudiera hacer la propuesta correspondiente.  Hay que decir que fue una verdadera tormenta mediática sobre Peña, el PRI y el propio Cervantes.

    Pero, en concreto, ¿qué fue lo que se impugnó en la ley del pase automático y el propio Cervantes, al que muchos opositores habían reconocido su trayectoria? Hubo de todo, pero lo más sonado fue: 1) se le acusó de que serviría de tapadera a los actos de corrupción del presidente Peña Nieto una vez que este hubiera abandonado el poder. Como no hay bola mágica nunca sabremos si un abogado como Cervantes se hubiera prestado a ese asunto. De cualquier forma, el ahora expresidente Peña vive y pasea muy tranquilo gracias a la impunidad que le ha garantizado públicamente AMLO.

    2) Su parentesco con un importante funcionario de la Presidencia, Humberto Castillejos, consejero jurídico del presidente durante un tiempo, y con el célebre Alfredo Castillo, excomisionado en Michoacán. Por supuesto, nunca se demostró que sus parientes le hubieran beneficiado en algo o viceversa. 3) Durante su paso por la PGR fueron acusados por corrupción, tres exgobernadores, todos priistas: Javier Duarte, Roberto Borge y César Duarte. Esto, en lugar de mostrar que cumpliría la ley, incluso en contra de compañeros de partido, fue tomado como ejemplo de que el PRI en su totalidad estaba podrido. Extraña (y conveniente) conclusión de los detractores de Cervantes. 4) se descubrió que era propietario de un Ferrari 458 Cupé, con un valor cercano a los 4 millones de pesos.

    Esas fueron las “pruebas” contra Cervantes. Más allá de discutir o no su validez, como ejercicio hay que dar por buenas las razones de la oposición. De acuerdo a esto, las organizaciones, de la mano de los siguientes personajes: Ana Dulce Aguilar García, Ana Lorena Delgadillo, Eduardo Bohórquez, Gustavo de Hoyos, Haydeé Pérez Garrido, Mario de la Garza y Marco Fernández propusieron dos requisitos adicionales a los de la ley para un fiscal: 1.- No haber sido registrado como candidato ni haber desempeñado cargo alguno de elección popular en los últimos cuatro años anteriores a la designación. 2.- No desempeñar ni haber desempeñado cargo de dirección o representación nacional o estatal en algún partido político en los últimos cuatro años anteriores a la designación.

    De lo que se trata, en síntesis, es que en los órganos de equilibrio del poder o de justicia, no haya gente leal a un político y mucho menos al presidente de la República, quien quiera que este sea. La terna enviada por AMLO para sustituir a Luna Ramos no cumple, si siquiera mínimamente, con estos requisitos. Las propuestas son: Yasmín Esquivel Mossa, Celia Maya y Loretta Ortiz. La primera, es esposa de José María Rioboó, un empresario cercano al presidente López. La segunda, Celia Maya, es evidentemente cercana a AMLO desde 2006. Finalmente, la tercera, Loretta Ortiz, fue integrante de MORENA hasta el año pasado y diputada federal cercana en la pasada legislatura.

    En ningún caso se afirma aquí que sean corruptas o no tengan carrera, pero ninguna garantiza plena independencia del enorme poder que tiene el presidente. Son, de acuerdo a los cánones de los críticos, propuestas a convertirse en una ministra carnal. Las tres deberían renunciar a seguir con este asunto, pero la moral morenista se aplica sólo en un sentido. 

     

    Leer más
  • 01-02-2019CRÓNICAS DEL AÑO CERO (XXV): LOS PELIGROS DEL FUTURO INMEDIATO

    Existen tres situaciones que están marcando al mundo y que se acentuarán en este y los próximos años: el dominio de los grandes corporativos, sobre todo los digitales tipo Apple, Amazon, Facebook, Twitter, pero también otros como Uber, Netflix, etc. que trascienden fronteras, desplazan a negocios tradicionales y terminan controlando servicios, producción y mercados; las migraciones regulares y, destacadamente, las irregulares como un fenómeno humano, político y económico; y el crimen organizado (narcotráfico, falsificación, armas, trata de personas, tráfico ilegal de petróleo y tráfico ilegal de especies animales), que afecta a todos los países.

    Estos tres fenómenos, que representan una multitud de problemas y en el corto plazo repercutirán en más cambios en la organización de las sociedades establecidas, en la forma de hacer política y en las economías, han tomado mal parados a los gobiernos de todo el mundo, a las organizaciones globales del tipo ONU o Banco Mundial y Fondo Monetario Internacional. Inclusive organizaciones regionales del tipo de la Unión Europea o los acuerdos comerciales están siendo afectados, cuando no rebasados.

    Con estos tres fenómenos como telón de fondo, dos grupos de “think tank” han elaborado sus listas de riesgos para 2019: Eurasia Group (EG), que se define como una consultora de riesgo político fundada en 1998, y el Barcelona Centre for International Affairs (CIDOB), dedicado a la investigación y divulgación de los diversos ámbitos de las relaciones internacionales y los estudios de desarrollo desde 1973.

    Ambas organizaciones, junto con muchas otras, están preocupadas por las consecuencias de las acciones de Donald Trump. En realidad, el fenómeno denominado factor Trump es un resultado también de una serie de inercias y problemáticas no resueltas. Como quiera que sea, se han debilitado las instituciones nacionales e internacionales, los acuerdos comerciales y las alianzas políticas. Entre otros efectos negativos, esto ha traído como consecuencia la disminución de apoyos para causas (calentamiento global, por ejemplo) o poblaciones desamparadas (sirios, palestinos, centroamericanos). En este contexto, la posible guerra comercial EUA-China, es señalada por las dos organizaciones.

    El deterioro de la democracia y el incremento de populismos nacionalistas, tanto en Europa como en América ponen de relieve el riesgo de que crezcan las visiones nacionalistas cerradas, proclives a desconfiar del mercado mundial, rechazar las migraciones y disminuir el intercambio de ideas y conocimientos.

    Para el CIDOB, las elecciones de Brasil confirman el uso faccioso y mentiroso de las plataformas digitales para lograr resultados políticos basados en el fenómeno de la posverdad. Para EG, el mayor riesgo dentro de América Latina es el que representa la presidencia de Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Dice el Grupo: “Durante su primer año de gobierno, el Presidente Andrés Manuel López Obrador ha prometido impulsar ambiciosos programas sociales y de infraestructura, pero es poco probable que tenga los recursos que necesita, por lo que podría provocar daños serios en su economía.” Como se ha visto en sus pocas semanas de gobierno, el peso financiero de los programas asistenciales es muy alto, sumado a los “ahorros” forzosos que se traducen en desempleo y la disminución de la efectividad operativa del gobierno y a la poca pericia de los operadores morenistas en los mandos hacendarios y financieros dan una pauta para creer que EG podría tener razón.

    Donde al parecer se equivoca EG es en su pronóstico sobre Venezuela: "no creemos que (el Presidente) Nicolás Maduro sea removido, ni que EE.UU. impulse una intervención militar en el país. Es un desafío para países como Colombia, Brasil y Chile por el tema migratorio, pero no esperamos que las cosas cambien mucho este año".

    Ambos informes pueden ser consultados en línea. Destaca que ninguna de las consultoras pone especial énfasis en situaciones como las medioambientales, de género o de condiciones de las minorías. Son grupo de estudio situados dentro de la más pura visión capitalista, pero están poniendo el dedo en la llaga de problemas que se han venido arrastrando por décadas y que no sólo no se están resolviendo, sino que se están agravando.

    ¿Otro mundo es posible?

     

    Leer más
  • 31-01-2019A VECES LA PRUDENCIA ESTORBA

    Es claro que muchas de las más inteligentes plumas de la prensa están procurando no ponerse en el papel de críticos diarios de lo que dice y hace el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), sin importar que este dé todos los días un rico material para ello. Las razones para no hacer esta crítica pueden ser varias y van desde la prudencia ante un gobierno que descalifica y agrede a quienes no se alinean con sus planes, hasta el deseo de no verse como nostálgicos de los gobiernos del PAN y del PRI (o sea, fifís o de la mafia del poder).

    Esta especie de dar el beneficio de la duda descansa en dos ideas: es un gobierno que acaba de empezar y todos los problemas que enfrenta son heredados (corrupción, inseguridad, poco crecimiento económico, malos salarios, falta de empleos, etc.). Es cierto, pero son verdades de Perogrullo. Sería imbécil u obrar con mala intención tratar de culpar a esta administración federal de lo heredado. A partir de estas dos ideas, con buenas intenciones, alertan sobre algunas actitudes del presidente y, con humildad, se atreven a sugerirle enfoques diferentes: que así no ataque lo del huachicoleo, que así no reforme la educación, que así no trate a la Coordinadora Nacional de trabajadores de la Educación (CNTE), etc.

    Hay dos cosas que apuntar: el crítico no tiene que ser “humilde” y justificar de antemano lo que critica; si lo hace, su crítica no sirve, es sugerencia. Segundo, criticar lo que ahora se hace no significa automáticamente estar de acuerdo con lo que se hizo o se dejó de hacer en el pasado.

    En este contexto, las preguntas debían ser: ¿las políticas anunciadas en materia de seguridad y paz bajarán el número de homicidios, el tráfico de drogas, armas y personas?, ¿será exitosa la política de dar recursos a jóvenes estudiantes, jóvenes que desean aprender un oficio, tercera edad y pequeños negocios, como una forma de que poblaciones que se dedican a actividades ilegales regresen a la legalidad?, ¿será eficaz la cartilla moral y la constitución moral para “regresar” los valores del pueblo mexicano (cualquier cosa que sea eso)? Estas son las tres medidas centrales que el gobierno ha manejado en el tema. Inclusive, para dejarlo claro, el presidente ha dicho que ya no se persiguen capos porque la guerra contra el narco se acabó.

    Hay otros temas que pueden plantearse de forma similar: ¿el combate al huachicoleo y la escasez de gasolina que todavía afecta a varios estados están vinculados?, ¿se tienen suficientes tropas para cuidar los miles de kilómetros de ductos?, ¿tiene posibilidades de ser exitosa la estrategia contra el huachicol a mediano plazo?

    Las preguntas podrían extenderse a temas como educación, producción petrolera, rediseño de PEMEX y CFE, combate a la corrupción, creación de empleos productivos, abasto, etc. En todas estas inquietudes y otras muchas la percepción es que puede haber mucha buena voluntad en el nuevo gobierno, pero no parece haber estrategias sólidas, acciones contundentes más allá de lo asistencial. Para colmo, hay otro tema preocupante también: el presidente está desautorizando todas las cifras que no provienen de él (homicidios, crecimiento, etc.) y descalifica a quienes señalan problemas, como la “hipócrita” calificadora Fitch.

    Sí, es un error culpar a un gobierno que no tiene ni 100 días de problemas heredados, pero es un doble error no criticar medidas que claramente agravarán problemas o simplemente los maquillarán sin solucionarlos.

    Leer más
  • 29-01-2019CNTE: ¿ALIADOS INCÓMODOS O PUNTA DE LANZA?

    Algunos políticos y analistas han propuesto que lo que sucede en Michoacán con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) no es sólo una iniciativa de los propios maestros, sino una forma en que MORENA está tratando a un estado que gobierna la oposición y cuyo gobernador externó simpatías por el candidato del PRI durante las pasadas campañas. Conociendo las tácticas políticas que se han usado a lo largo de los años, no se puede descartar a priori esta posibilidad, sobre todo a la luz de las fabulosas cifras y condiciones que pide el magisterio rebelde: cinco mil millones de pesos más y cinco mil plazas para egresados de las normales de la entidad. Todo esto es adicional a lo que ya se les dio que, según la prensa, asciende a 1,200 millones de pesos.

    Todo esto le da fuerza a la pregunta: ¿la CNTE (y otras organizaciones) son la punta de lanza para golpear a gobernadores de oposición, como los de Michoacán y Oaxaca, o bien son los aliados incómodos que apoyaron al actual presidente y ahora vienen por su pago, por decirlo de una manera?

    Si se toma en cuenta el primer escenario, habría que suponer que la escasez de gasolina ha golpeado sobre todo a estados gobernados por la oposición, como Jalisco, Guanajuato y Aguascalientes. Otro ejemplo sería el naciente conflicto que está planteando la CNTE en Oaxaca, que pide retomar el control de los recursos y las plazas de educación en la entidad. También cuenta la respuesta del presidente López Obrador que hace un llamado a la conciencia de los maestros para que no se encaprichen y asegura que de ninguna manera “reprimirá” al pueblo.  Muchos columnistas ya señalaron lo absurdo de la posición presidencial, por lo que no vale la pena regresar a ese tema. Simplemente hay que decir que parece muy conveniente en el contexto.

    Siendo preocupante que la CNTE sea una punta de lanza de MORENA, es todavía peor el segundo escenario, es decir, que este tipo de grupos y organizaciones se conviertan en un aliado incómodo y costoso del nuevo gobierno federal.

    La CNTE regresa a tratar de recuperar el control de los recursos estatales en educación y las plazas, es decir, regresar al esquema que la reforma educativa aniquiló. En Michoacán hay, además, dos narrativas. Por un lado, el gobernador Aureoles asegura que el conflicto debe resolverlo la federación; por otro lado, el gobierno, a través de Jiménez Espriú, dice que el problema es estatal. Como quiera que sea, el bloqueo a las vías férreas ya costó, según la iniciativa privada, 14 mil millones de pesos. Estas dos narrativas están enfrentadas y la impresión que dan es de dos gobiernos que tratan de que el otro salga más dañado del asunto. Mala cosa. Y peor cuando se advierte que la CNTE está envalentonada con el discurso sin pies ni cabeza de AMLO. A menos que la CNTE tenga una epifanía y, como dice López Obrador, súbitamente tome conciencia que lo que hace se parece más a una extorsión que a una demanda justa, el camino está pavimentado para que quienes han impulsado a AMLO traten de cobrar facturas.  

    Leer más


Blog

Editorial

Editorial

Editorial



Videos


Arreola-Libro.jpg

TV-ERH-PAG-GRR.png


Facebook



Twitter