ANUNCIO-ARREOLA-1.png
GRR logo

México D.F. Lunes 25 de Marzo de 2019 | 16:53



3era Edad

  • 3 libros con protagonistas de la tercera edad...y muy divertidos
    3 libros con protagonistas de la tercera edad...y muy divertidos

    1. Diario de la Guerra del cerdo

    Es una novela del escritor argentino Adolfo Bioy Casares. Fue la cuarta novela publicada por el autor que la escribió cuando tenía alrededor de 55 años de edad. Es una narración breve, que cuenta una guerra entre los jóvenes y los viejos. Su protagonista es Isidoro Vidal (llamado erróneamente por los demás personajes «don Isidro»), un jubilado que un día despierta y descubre que los jóvenes han decidido comenzar a atacar y a amenazar a los viejos. La novela está narrada desde el barrio de Palermo, en la Ciudad de Buenos Aires, donde vive Isidoro Vidal.

     

     

    2.- El abuelo que saltó por la ventana y se marchó

    Allan Karlsson es un ciudadano sueco que se encuentra en la víspera de su centésimo aniversario. Vive en una residencia de la tercera edad, y mientras sus vecinos están preparando una fiesta para celebrar este hecho, Karlsson decide saltar por la ventana de su habitación y huir de la residencia; es el 2 de mayo de 2005. A partir de aquí la historia sigue las peripecias del protagonista mientras lo persiguen narcotraficantes y policías.

     

    3.-El curioso caso de Benjamin Button

    Un claśico de F. Scott Fitzgerald cuenta la historia de un hombre que nace con el cuerpo de una persona de 80 años y que con el transcurso del tiempo va rejuveneciendo.

  • 3 cortometrajes sobre la 3era edad
    3 cortometrajes sobre la 3era edad

    Amigos, les dejamos estos fabulosos cortometrajes que reflexionan de una manera interesante acerca de la tercera edad y los avatares que se nos presentan en esta etapa de la vida.

     

    Véanlos, están muy buenos.

     

     

  • Entrevista con el Dr. Tulio Álvarez sobre la Crisis política en Venezuela
    Entrevista con el Dr. Tulio Álvarez sobre la Crisis política en Venezuela

    Entrevista con el Doctor Tulio Álvarez sobre la Crisis política en Venezuela

  • La cartilla moral de AMLO no es la original de Alfonso Reyes
    La cartilla moral de AMLO no es la original de Alfonso Reyes

    El día de ayer, domingo 13 de enero, el gobierno federal dio a conocer la impresión de la “Cartilla moral” un texto escrito por Alfonso Reyes en 1944, a petición del entonces secretario de educación pública, Jaime Torres Bodet. Otra versiones dicen que el texto se escribió por solicitud de Gastón García Cantú, entonces subdirector de publicaciones del Instituto Nacional Indigenista

     

    No obstante, este documento nunca fue utilizado inmediatamente por la SEP, debido a algunos desacuerdos existentes entre su autor y los editores.  Muchas décadas más tarde, durante el salinato, la Secretaría de Educación Pública decidió publicar una versión “libre” del documento, es decir, una versión adaptada por parte de otro escritor, en este caso, José Luis Martínez.

     

    De esta forma, el texto José Luis Martínez apareció en 1992 como parte de los materiales seleccionados para los Programas Emergentes de Actualización del Maestro y de Reformulación de Contenidos y Materiales Educativos.

     

    Ese mismo texto, es el que ahora reparte el gobierno de AMLO.

     

    ¿Diferencias?

    Sí hay diferencias entre el texto original de Reyes escrito en 1944 y el que ahora distribuye el gobierno federal. Son diferencias de estructura más que de contenido. Pero también, es muchos momentos de la nueva cartilla mmoral se extraña la prosa de Reyes,  una prosa cuidada e hilvanada de la que carece la nueva cartilla. Además, de permitirse “añadidos” al texto original, lo cual, sin duda, es grave. 

     

     

    Para ejemplo, un botón

     

    Texto original de Reyes:

    El bien no debe confundirse con nuestro interés particular en este o en el otro momento de nuestra vida. No debe confundírsele con nuestro provecho, nuestro gusto o nuestro deseo.  El bien es un ideal de justicia y de virtud que puede imponernos el sacrificio de nuestros anhelos, y aún de nuestra felicidad y de nuestra vida. 

     

     

    Texto de Amlo:

    El bien no debe confundirse con nuestro interés particular en este o en el otro momento de nuestra vida. No debe confundírselo con nuestro provecho, nuestro gusto o nuestro deseo. El bien es un ideal de justicia y de virtud que puede imponemos el sacrificio de nuestros anhelos, y aun de nuestra felicidad o de nuestra vida. Pues es algo como una felicidad más amplia o que abarcase a toda la especie humana, ante la cual valen menos las felicidades personales de cada uno de nosotros. 

    Esta párte subrayada aparece de manera distinta en el original de Afonso Reyes, en primer lugar, se encuentra en la parte de notas al pie y, en segundo, la interpretación de esa nota (y de muchas otras) son muy diferentes. 

  • Te contamos los niveles de aprobación de AMLO
    Te contamos los niveles de aprobación de AMLO

    por Luis Orlando de Velasco Newman

     

    El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, cuenta con la aprobación de más de la mitad de la población mexicana, aunque dicho apoyo disminuyó entre agosto y noviembre de este año (El Universal 26-XI-18).

     

    En la encuesta de El Financiero (8-VIII-18) el 59% aprueba la labor que AMLO está haciendo como virtual presidente electo en el periodo de transición. En contraste, entre el 18 y 20% desaprueba lo que está haciendo el morenista.

     

    Por su parte la encuesta de Reforma (30-XI-18) señala que Andrés Manuel López Obrador arranca su sexenio con 63 por ciento de aprobación tras cinco meses de transición en donde se mostró como un Presidente Electo muy activo. Después de un triunfo electoral con el 53 por ciento del voto nacional, este nivel de apoyo a su trabajo indica que el tabasqueño mantiene un respaldo mayoritario entre la población.

     

    En la encuesta de El Financiero (30-XI-18) se observa que el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, llega a su toma de protesta con un 66 por ciento de aceptación ciudadana, 18 por ciento de rechazo y 16 por ciento que aún no tiene elementos para evaluarlo.

     

    Sobre la expectativa del cumplimiento de promesas de campaña, se reporta una disminución. En agosto, 64% de los mexicanos aseguró que López Obrador cumpliría sus promesas de campaña; en noviembre, menos de la mitad, 49% suscribió esta afirmación. También creció el porcentaje (20%) de personas que indica que cumplirá algunas promesas de campaña.

     

    La encuesta de El Financiero (30-XI-18) comenta que no obstante que predomina el optimismo respecto al cambio esperado con la nueva administración, el 40 por ciento cree que López Obrador será capaz de cumplir todas o la mayoría de sus promesas de campaña, mientras que 47 por ciento espera que se cumplan solamente algunas de las promesas que ha hecho el Presidente electo.

     

    Ante la pregunta de si México mejorará, seguirá igual o empeorará con López Obrador, seis de cada 10 asegura que mejorará, aunque en agosto la proporción era de 70%, aproximadamente, lo que implica una disminución de nueve puntos en tres meses. El ejercicio más reciente revela que se duplicó el porcentaje de quienes creen que el país empeorará, pasó de 6.5% en agosto a 12% en noviembre.

     

    La encuesta de El Financiero (30-XI-18) menciona que en tanto, López Obrador iniciará su gestión este 1 de diciembre con altas expectativas de cambio: el 70 por ciento cree que durante su administración va a mejorar la economía, y el mismo porcentaje espera mejoras en el rubro de combate a la pobreza. Por su parte, el 67 por ciento espera mejoras en el tema de la inseguridad y 63 por ciento cree que mejorará el combate a la corrupción.

     

    Por último el estudio de Reforma (30-XI-18)  revela también que la mayoría de los mexicanos está a favor de algunas de las medidas tomadas recientemente por AMLO, como la creación de la Guardia Nacional (59% a favor y 14% en contra) y la decisión de recurrir a consultas populares como instrumento de toma de decisiones de Gobierno (58% de acuerdo y 18% en desacuerdo).

     

    Tras plantear a los entrevistados el diario Reforma (30-XI-18) cinco temas a elegir como prioritarios para el nuevo Gobierno, se observa que todos son considerados como urgentes por la misma proporción. Así, el 22 por ciento de los mexicanos considera que el combate a la inseguridad debe ser atendido primero, mientras que el 21 por ciento pide enfoque en lo económico y el 19 por ciento en el combate a la corrupción.

     

    La misma encuesta de Reforma comenta que el 55 por ciento de la población considera que la Presidencia de López Obrador fortalece la democracia en el País, aunque casi la misma proporción cree que el nuevo mandatario intentará reelegirse. Cabe destacar que su partido en este momento cuenta con una intención de voto de 49 por ciento para Diputados Federales, muy por encima del apoyo del PAN y del PRI en conjunto. Andrés Manuel López Obrador es percibido como un líder conciliador, tradicional y democrático por la mayoría de los mexicanos.

     

  • Los apapachos de EPN a la Marina
    Los apapachos de EPN a la Marina

    por Eric Uribares

    Hace poco más de un mes, el 18 de septiembre para ser exactos, luego de que presenciara su último desfile militar como Comandante de las Fuerzas Armadas, el presidente Enrique Peña Nieto acudió a Valle de Bravo a iniciar una de las tantas despedidas de la Armada de México.

     

    Estaba flanqueado por ese popeye todoterreno en el que se ha convertido el comandante Soberón. También lo acompañaba el gobernador del Edomex, Alfredo del Mazo. Era un evento oficial, uno de los tantos que componen la pasarela de despedida del presidente. Esa vez tocó con los marinos, a quienes Peña no dejó de recordarles lo mucho que se les dio este sexenio, y de paso, refrescarnos la memoria a los ciudadanos. 

     

    En esta administración, les hemos pedido a los marinos de México tener un papel protagónico en las tareas de seguridad interior. Nuestros marinos han participado en cerca de 50 mil operaciones a favor de la paz y la seguridad, dijo el presidente casi al arrancar el asunto. 

     

    Y siguió: “Las estaciones navales de búsqueda, rescate y vigilancia marítima se incrementaron 70 por ciento su capacidad operativa, con lo que se logró el rescate de tres mil 600 personas y el apoyo a más de dos mil embarcaciones”. 

     

    Fue en ese momento, que el presidente, sonrisa en el rostro, les recordó que han sido tiempos duros, pero que hoy el ,poder de la Armada de México es mayor que el sexenio pasado: “Hoy, la operación y administración de capitanías de puerto, la matriculación y abanderamiento de embarcaciones, el control de tráfico marítimo y la inspección y certificación de embarcaciones están a cargo de la Secretaría de Marina”

     

    Y, ya encarrerado, el presidente enumeró los apapachos que han tenido los marinos durante su administración. Les dijo: 

     

     1 .-”Se creó la Universidad Naval y se incorporaron nuevas especialidades y licenciaturas en los Centros Educativos Navales.

     

    “2.- “También, se construyó, y recientemente tuve la oportunidad de inaugurar, el Centro de Estudios Navales en Ciencias de la Salud, y se modernizó la Heroica Escuela Naval Militar.”

     

    3..- “ Y para fortalecer la capacidad operativa de nuestros marinos, se adquirieron para la Marina Armada de México: 47 aviones y 30 helicópteros, y se construyeron 16 buques”.

     

    Y por si fuera poco “ Se construyó el Centro Nacional de Fusión de Inteligencia, para hacer más eficiente la coordinación institucional en materia de seguridad.

     

    Aunque muy al inicio de su administración, el presidente Peña prometió un plan cuya finalidad fuera, en algún momento, regresar a marinos y militares a sus cuarteles, lo cierto es que muy pronto se vio rebasado por un problema que, al parecer, nunca tuvo la intención ni la pericia, para atacar de fondo. 

     

    El aumento del poder (de fuego, de influencia y político) de las fuerzas armadas ha sido parte de una estrategia que ha sumergido al país en cenote insondable de sangre. No parece buena idea que la nueva administración intente lo mismo pero con algunas acciones cosméticas.

  • EL JUICIO DEL CHAPO, ¿CIMBRA A MÉXICO?
    EL JUICIO DEL CHAPO, ¿CIMBRA A MÉXICO?

    Más de un articulista ha asegurado que las “revelaciones” sobre los sobornos en el juicio de Javier Guzmán Loera, alias El Chapo, están cimbrando la política mexicana. Para acercarnos a la veracidad de tal afirmación hay que tomar en cuenta algunos hechos.

    En primer lugar, hay que decir que, si se comparan los medios y sus noticias más importantes de noviembre del año pasado a las del mes que corre, se puede notar la cautela actual con relación a la clase política dominante. López Obrador no es Peña Nieto, él si responde y lo hace fuerte y amenazante. Así, los medios y comentaristas están siendo “mesurados” (eufemismo). Para una prensa acostumbrada a vivir de los escándalos de la clase política esa mesura es la muerte, la obliga a buscar noticias en otra parte o dando menos cobertura a los excesos de los políticos.

    En ese sentido, el juicio del Chapo es una oportunidad espléndida para dar noticias sensacionales. Es un filón que enfrenta poco o nada a la prensa con López Obrador. Este aprovecha las preguntas al respecto para contestar casi de manera cómica: en su momento, hará una consulta para saber si la gente quiere que se persiga a los expresidentes. ¿La ley, las pruebas, un juicio justo? Eso es poco importante, reinstalemos el Coliseo para que el respetable ponga sus dedos pulgares hacia abajo.

    El juicio del Chapo se parece cada vez más a los guiones de las series de narcos. ¿Acaso los escritores de las series están asesorando a Zambada y al defensor del narco de Sinaloa? Se habla de millones de dólares entregados a Calderón, Peña Nieto, García Luna y a Gabriela Regino, este último funcionario de AMLO durante su paso por la Jefatura de Gobierno. Se habla de restaurantes, maletas de dólares, ¿cuándo, ¿dónde, qué día? Eso no importa. Si la cultura literaria promedio del mexicano son ocho horas de televisión, la cultura política y legal es todavía menor.

    ¿Son incapaces los políticos mexicanos (o de otras latitudes) de corromperse? Desde luego que no. Cualquier mexicano que se precie de serlo DEBE creer en lo que dice Zambada y Guzmán. Son asesinos, narcotraficantes, pistoleros, pero son gente honesta. ¿Las pruebas? Hasta ahora no han presentado ninguna prueba más que la palabra de testigos protegidos que probablemente exageran para obtener alguna ventaja. Eso no importa, hay que creerles. El mismo juez del caso ha pedido al defensor del Chapo que no acuse sin pruebas. Eso tampoco importa. La clase política, la vieja clase política por supuesto, es culpable porque el pueblo ya la juzgó.

    El mismo López Obrador, en un arranque de sensatez, de esos que le duran poco, ha pedido que se esperen las pruebas de tales afirmaciones. Por supuesto, en otra entrevista de plano dijo que mejor había que hacer una consulta al respecto. Lo cierto es que no saldrán miles y miles de personas a exigir castigo a la corrupción, esa que ya ha tomado carta de naturalización en la vida pública y de negocios. Las acusaciones debilitarán más, si acaso, a una oposición minúscula y dividida, pero cimbrar la política está por verse.

  • Morena vs Bancos: otro escándalo en redes
    Morena vs Bancos: otro escándalo en redes

    Por: Israel Moisés Campos Montes

     

    “El mejor remedio contra todos los males es el trabajo” Baudelaire

     

    Por la tarde del jueves 8 de noviembre, la bancada del MORENA en el Senado presentó una iniciativa para eliminar ciertas comisiones que cobran los bancos en el país. Entre los conceptos más llamativos se encuentran: 

     

    Disposición de crédito en efectivo

    Mantenimiento del saldo mínimo

    Operaciones de consulta de saldo

    Reposición de plástico por robo o extravío

    Emisión de los estados de cuentas

     Anualidad en tarjetas de crédito

     

    De acuerdo con el documento y con base en información de la CONDUSEF, el año pasado los ingresos de la banca por concepto de comisiones, fue de 108,000 millones de pesos. 

     

    En este sentido, hace unos meses la CONDUSEF mencionó en su reporte sobre las comisiones que cobran los bancos, que existe un espacio para que los bancos disminuyan sus comisiones, dado que, en México se cobran más comisiones que en sus países de origen.

    Desde las redes sociales la noticia logró poco más de 22 mil menciones, con un alcance potencial superior a los 37 millones y las tendencias más importantes fueron:

     

    “BMV” y “Desploma Morena a Bolsa”, utilizadas principalmente por cuentas de medios, informando que tras la iniciativa del MORENA, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) sufrió el desplome más pronunciado en más de siete años, debido al hundimiento de las acciones de los bancos. Con datos de la agencia Reuters, el Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa se derrumbó 5.8%, lo cual significó la peor caída desde el 8 de agosto de 2011, cuando entonces retrocedió 5.9% por el temor del inicio de una recesión mundial;

     

    “#ComisionesBancarias”, hashtag impulsado por cuentas de medios, las cuales avisaron que Ricardo Monreal, coordinador de los senadores del MORENA, aseguró que no retirarán la iniciativa para regular las elevadas comisiones que cobran los bancos y rechazó que la intervención del gobierno electo para salir al paso de la tormenta financiera bancaria, fuera una reprimenda. 

     

    Por su parte, los players se posicionaron con comentarios tanto positivos como negativos, destacando principalmente los siguientes señalamientos: 

     

    “Tras la caída de 5.8% en el IPC, es evidente que el verdadero contrapeso del nuevo gobierno serán los mercados”.

     

    “La bancada de Morena no tienen ni 2 meses en el poder y ya... "Desploma Morena a Bolsa”.

     

    “La Bolsa Mexicana de Valores sufrió el desplome más pronunciado en más de siete años, debido al hundimiento de las acciones de los bancos”.

     

    “Son los bancos los que nos han estado por décadas sangrando los bolsillos!! SE OLVIDAN QUE NOSOTROS LOS RESCATAMOS CUANDO EL FOBAPROA, EL CUAL HASTA LA FECHA SEGUIMOS PAGANDO. Congruencia Señores por favor!!!”

  • ¿Quién ganó realmente la elección en EUA?
    ¿Quién ganó realmente la elección en EUA?

    Juan Carlos Sánchez-Caballero R. 

     

    Demócratas ganan Cámara baja, pero no arrasan

    Las encuestas no fallaron en esta ocasión

    Pese a resultados, Trump no está derrotado

     

    Sin duda, la cotidianidad y la solución de su “aquí y ahora” son las cuestiones que importan más a las personas. Por ello, en plena crisis del agua en la Ciudad de México más la resonancia mediática de las caravanas de migrantes centroamericanos y su paso por varias ciudades del país dejaron en un tercer o cuarto término las elecciones legislativas en los Estados Unidos.  A pesar de la importancia que tiene para México y la cobertura que se dio al final quedó convertido en un tema exclusivamente para el círculo rojo. 

    Las llamadas midterm elections (elecciones intermedias) en Estados Unidos han sido percibidas por amplios sectores tanto internos como externos, a modo de una suerte de referéndum nacional sobre el presidente Donald Trump.  El mandatario carga con una pésima imagen en el exterior, no obstante, goza de una situación contraria a nivel interno en amplios sectores de la sociedad estadunidense. 

    Esto es porque Trump ha cumplido una serie de promesas de campaña y es una realidad que la economía de Estados Unidos ha tenido una perceptible mejoría en los últimos meses (su economía de avanzó 4.2 % en el segundo trimestre de 2018). En lo general, es el estado de la economía lo que determina la forma de votar de los ciudadanos llamados de “a pie”, más que cualquier otro tipo de valor o principio. 

    Acorde a los resultados, pese a que parece que los demócratas recuperaron el control la Cámara de Representantes que vieron perdida en el 2010, el Partido Republicano mantendrá y consolidará su mayoría en el Senado.

    Por lo expuesto anteriormente, no extraña que los republicanos mantengan el control de la Cámara alta pese al descrédito personal del presidente Trump y a una serie de pifias y malos manejos en crisis internas (como los reciente casos de bombas dirigidas contra figuras demócratas o el atentado a una sinagoga que dejó 11 personas muertas) y que le ganó el señalamiento de ser él quien provocó estas situaciones por su discurso discriminatorio. 

    De este modo parece ser que, en algunos casos, Trump ha sido un activo y no un lastre para su partido. Eso explica que en las campañas libradas en los medios tradicionales, el papel varió mucho de un estado a otro. Según una revisión de la publicidad televisiva de octubre, el 10 por ciento de todos los anuncios emitidos en las carreras por la Cámara de Representantes, el Senado y gobernadores mencionaron a Trump. Alrededor del 8 por ciento de los anuncios del partido republicano mencionaron Trump, casi todos de manera positiva. No obstante, si bien Trump fue un tema usado por ambos partidos y fue el parámetro para los votantes. 

    De mantenerse los resultados, aunque una mitad del país salió a votar en su contra, es claro que Trump ha vuelto a conseguir un apoyo importante de una parte del país (de mayoría blanca y conservadora). En estos términos, podría incluso decirse que no hay un ganador definitivo en esta elección. 

    Otro dato importante es que las encuestas estuvieron muy cercanas al resultado final de la elección, luego de que se han enfrentado a un mayor escrutinio desde las elecciones de 2016, cuando fueron ampliamente criticadas por inexactas al no poder predecir la victoria de Trump. Asimismo, parece que Trump no pudo capitalizar más el miedo de los votantes con la caravana de migrantes y que la respuesta de los demócratas de que el presidente era el mayor promotor del odio y la división permeó en un amplio sector. Sin embargo, también quedó evidenciada la falta de liderazgo en el Partido Demócrata y es probable que sin la intervención, para muchos tardía, del expresidente Barack Obama en las campañas los resultados para los progresistas hubiesen sido menos favorables.   

    De cualquier modo, el triunfo de los demócratas en la Cámara baja podría ser el estímulo que se necesitaba para contener los poderes de Donald Trump,  que no podrá pasar una sola iniciativa de trascendencia durante el resto de su periodo hasta 2020 (elecciones presidenciales), pues los demócratas las obstruirán en el Congreso, incluyendo cualquier propuesta relativa al famoso muro que pretende construir en la frontera con México. Eso sin contar la posibilidad de que se abran más investigaciones sobre el presidente Trump y la amenaza del impeachment, cuyo proceso podría iniciarse, pero no concluiría felizmente.

    Por otra parte, ¿el triunfo de Trump en la cámara alta refrenda lo peor de la gente de Estados Unidos? No necesariamente, pues cabe destacar que solamente fue renovada una parte del Senado, quedando a la especulación si los demócratas hubieran ganado la mayoría si la renovación se hubiera dado en otra circunstancia. Además, en lo económico está funcionando; como se indica al inicio del texto, ya que lo que la gente quiere es tener mayor certidumbre de su realidad inmediata y personal. Si un bocazas se lo da, que importa lo demás. 

  • ¿CUÁNDO FRACASAN LOS GOBIERNOS Y LOS GOBERNANTES?
    ¿CUÁNDO FRACASAN LOS GOBIERNOS Y LOS GOBERNANTES?

    Por Jaime Guerrero

    La mayoría de las veces, la cuestión de éxito o fracaso de los gobiernos y los gobernantes es un asunto de percepción. Intelectuales y politólogos han señalado que se vive una época en la que se vota por candidatos que pocos meses después son repudiados, incluso por sus electores originales. La democracia y las votaciones no parecen ser lo que fueron.

    La percepción reina sobre la realidad en muchas ocasiones. Esta percepción tiene que ver con muchos factores, pero hay dos que sobresalen: los medios y las expectativas creadas por los partidos y los políticos. Por ejemplo, el agonizante gobierno de Peña Nieto es visto por la mayoría como una administración fracasada, de cabo a rabo. Buena parte de los medios de comunicación estuvieron en una especie de guerra en contra de la administración actual aprovechando errores chicos o grandes que los encargados de la comunicación social no supieron ni explicar ni manejar. Por otra parte, las expectativas que levantó al inicio simplemente no se cumplieron. Sin embargo, deja un país en orden en lo económico y la posibilidad de que se pueda construir sobre la base de algunas de sus reformas.

    Sobre estas mismas normas debe juzgarse a López Obrador. Se dice en varias columnas y señalamientos en redes sociales que no se le puede juzgar hasta que entre en funciones. Esto es una mala defensa. El accionar y los dichos del presidente electo se pueden criticar y señalar desde el momento en que decidió ser una figura pública hace muchos años. Por supuesto, las críticas y reconocimientos siempre están sujetos a la percepción de quien las hace. Se puede afirmar que, hasta el momento, AMLO se ha desempeñado con eficacia y éxito. Sus críticos le han señalado sus excesos, pero sus seguidores han salido a defenderlo en todo momento.

    Pero López Obrador juega un juego distinto al de Peña Nieto: revira y descalifica. Esto ha provocado, por lo que se ve, una ola de, para usar un eufemismo, prudencia entre algunos medios y personajes públicos, sean empresarios, periodistas o intelectuales. La persecución en redes sociales a los adversarios también contribuye a esta, otro eufemismo, precaución.

    Se podría decir que Peña Nieto nunca recurrió a la intimidación verbal en contra de ningún medio o periodista, pero hay muchos que creen que detrás de la salida de Carmen Aristegui de la radio nacional se debió a una presión gubernamental. Una forma de censura. Esta es la percepción mayoritaria, sea cierta o no, finalmente es la que cuenta. Pero viendo el asunto desde otro ángulo, un personaje político que tiene la piel tan sensible y contesta con una descalificación ¿se va a quedar ahí?, ¿no es lógico suponer que, en nombre de la ética periodística, el interés nacional o cualquier otro subterfugio vaya más allá? ¿No es lógico también suponer que sus seguidores más ultras también vayan más allá?

    Como se escribió en este espacio hace unos días: López Obrador necesita gobernar dividiendo, con esto acuerpa y ciega a sus seguidores. Este estilo puede hacer que su paso por la administración sea percibido como exitoso. Hasta ahí, se puede decir que es una forma de hacer las cosas, pero la pregunta es, si todo esto es cierto, hasta donde están dispuestos a llevar esta división en nombre del éxito.   



Videos


Arreola-Libro.jpg

TV-ERH-PAG-GRR.png


Facebook



Twitter