ANUNCIO-ARREOLA-1.png
GRR logo

México D.F. Martes 19 de Noviembre de 2019 | 08:25



3era Edad

EL JUICIO DEL CHAPO, ¿CIMBRA A MÉXICO?

Escrito por

EL JUICIO DEL CHAPO, ¿CIMBRA A MÉXICO?

Más de un articulista ha asegurado que las “revelaciones” sobre los sobornos en el juicio de Javier Guzmán Loera, alias El Chapo, están cimbrando la política mexicana. Para acercarnos a la veracidad de tal afirmación hay que tomar en cuenta algunos hechos.

En primer lugar, hay que decir que, si se comparan los medios y sus noticias más importantes de noviembre del año pasado a las del mes que corre, se puede notar la cautela actual con relación a la clase política dominante. López Obrador no es Peña Nieto, él si responde y lo hace fuerte y amenazante. Así, los medios y comentaristas están siendo “mesurados” (eufemismo). Para una prensa acostumbrada a vivir de los escándalos de la clase política esa mesura es la muerte, la obliga a buscar noticias en otra parte o dando menos cobertura a los excesos de los políticos.

En ese sentido, el juicio del Chapo es una oportunidad espléndida para dar noticias sensacionales. Es un filón que enfrenta poco o nada a la prensa con López Obrador. Este aprovecha las preguntas al respecto para contestar casi de manera cómica: en su momento, hará una consulta para saber si la gente quiere que se persiga a los expresidentes. ¿La ley, las pruebas, un juicio justo? Eso es poco importante, reinstalemos el Coliseo para que el respetable ponga sus dedos pulgares hacia abajo.

El juicio del Chapo se parece cada vez más a los guiones de las series de narcos. ¿Acaso los escritores de las series están asesorando a Zambada y al defensor del narco de Sinaloa? Se habla de millones de dólares entregados a Calderón, Peña Nieto, García Luna y a Gabriela Regino, este último funcionario de AMLO durante su paso por la Jefatura de Gobierno. Se habla de restaurantes, maletas de dólares, ¿cuándo, ¿dónde, qué día? Eso no importa. Si la cultura literaria promedio del mexicano son ocho horas de televisión, la cultura política y legal es todavía menor.

¿Son incapaces los políticos mexicanos (o de otras latitudes) de corromperse? Desde luego que no. Cualquier mexicano que se precie de serlo DEBE creer en lo que dice Zambada y Guzmán. Son asesinos, narcotraficantes, pistoleros, pero son gente honesta. ¿Las pruebas? Hasta ahora no han presentado ninguna prueba más que la palabra de testigos protegidos que probablemente exageran para obtener alguna ventaja. Eso no importa, hay que creerles. El mismo juez del caso ha pedido al defensor del Chapo que no acuse sin pruebas. Eso tampoco importa. La clase política, la vieja clase política por supuesto, es culpable porque el pueblo ya la juzgó.

El mismo López Obrador, en un arranque de sensatez, de esos que le duran poco, ha pedido que se esperen las pruebas de tales afirmaciones. Por supuesto, en otra entrevista de plano dijo que mejor había que hacer una consulta al respecto. Lo cierto es que no saldrán miles y miles de personas a exigir castigo a la corrupción, esa que ya ha tomado carta de naturalización en la vida pública y de negocios. Las acusaciones debilitarán más, si acaso, a una oposición minúscula y dividida, pero cimbrar la política está por verse.

Ultima Modificacion: Jueves 22 de noviembre 08.28 hrs

send send

Comentarios

Inicio


TV-ERH-PAG-GRR.png


Facebook



Twitter